La Misión

La villa es un edificio histórico con un alto valor cultural, ideal para los amantes del arte y el “estilo bello”. Al escritor Marion Crawford le gustaba rodearse de los artistas virtuosos y, a menudo, alojados escritores y músicos. A través de nuestros corredores paseó entre las 800 pinturas originales, intrincadas estatuas decorativas y muebles de su glorioso pasado; todos perfectamente conservados y restaurados.

La casa religiosa tiene una tradición de hospitalidad y serenidad. El clima ayuda a que sea un lugar privilegiado de recarga espiritual. El descanso y bienestar que ofrece, da la oportunidad de experimentar el silencio y el contacto con la naturaleza, largos períodos de oración y encuentro con la “palabra” al estilo de la espiritualidad salesiana.

El jardín bien cuidado con plantas y flores del Mediterráneo abraza la casa aislándolo del caos exterior, creando un oasis de paz y serenidad que posee como único ritmo de fondo, el rompimiento de las olas por debajo de nuestras terrazas.

Nuestra misión es ofrecer a nuestros clientes soportes privados, una oportunidad para la relajación y el bienestar, lejos de la ruidosa rutina. La idea de encontrarse en una dimensión lenta, y pacífica, capaz de volver a sintonizar el cuerpo y el espíritu.

Ofrecemos el lugar ideal para compartir sentimientos en una escapada romántica, con la familia, con amigos o para el trabajo en plena concentración. Un lugar hermoso, relajado y cómodo para volver a casa recargados con una nueva luz.

La hospitalidad en nuestra casa

Un testimonio sobre la base de los valores del Evangelio, tales como la bondad y el respeto por los demás; un diálogo abierto con los que están buscando sinceramente los valores y significados de la vida. Aquí encontrarán un lugar que reúne también a los jóvenes, ofreciendo la oportunidad de experimentar el silencio y el contacto con la naturaleza, largos períodos de oración y encuentro con la Palabra, espacios de amistad y hermandad en el estilo de la espiritualidad salesiana.

Para este fin se ha reservado una parte de la villa, donde los jóvenes se reúnen para participar en juegos, recreación y formación. Nuestra hospitalidad debe ser la posibilidad de encontrarse con un tamaño reservado y tranquilo; siendo un espacio de vida dentro de la cual la comunidad religiosa, predomina con sus ritmos, sus caminos, y su vida.
Una comunidad religiosa que se encuentra escuchando.

La visión cristiana de la vida nos empuja al compromiso de “cuidar al otro”, que se expresa en la vida social, conduce a la puesta en común e insta a la solidaridad, la fraternal acogida y el respeto mutuo junto con la estima por todos.